jueves, 17 de mayo de 2007

Comparativus gradus

Los adjetivos en latín poseen tres grados al igual que en español: positivo, comparativo y superlativo.


Ya hemos visto en clase que dentro del grado comparativo hay tres escalas: comparativo de igualdad, comparativo de superioridad y comparativo de inferioridad. Creo que ha quedado clara la formación del comparativo de igualdad y de inferioridad ya que su formación es similar en español.

Vamos a aclarar un poco el comparativo de superioridad. Este comparativo se forma añadiendo al lexema del adjetivo en grado positivo la terminación -ior, para el género animado: masculino y femenino e -ius, para el inanimado: neutro. La forma resultante se flexiona por la 3ª Declinación como cualquier adjetivo de dos terminaciones de tema consonántico y que podéis seguir por el libro de texto.

Esta forma del compativo de superioridad es una forma sintética (una sola palabra), mientras que en español todas son analíticas, es decir, recurren a varias palabras para su formación. Pero no olvidéis que en latín también existe la formación analítica, de donde la ha sacado el español: le añaden al adjetivo en grado positivo varias partículas, como hemos visto en clase, plus… quam, magis… quam.

Petrus altior quem Paulus est
Iuppiter magis egregius quam Petrus est

Las terminaciones -ior, -ius no podían aplicarse a los adjetivos con terminación en -eus, -ius, y -uus en latín y se recurría a las perífrasis con plus y magis más el positivo que hemos visto más arriba. No obstante esta construcción se generalizó con el tiempo incluso a los adjetivos que tenían las formas con -ior, -ius. En las lenguas romances se produjo una escisión entre dos comparativos analíticos. En la periferia, como en Hispania, prevalece el tipo magis… quam (español, más fuerte; portugués, mais forte; catalán, mes fort; rumano, mai foarte). En el Centro, como en Francia o Italia, prevalece el tipo plus… quam (francés, plus fort; italiano, più forte)

No hay comentarios:

 
;